Weight F*cking Loss

lunes, enero 19, 2015


Últimamente mis redes sociales están que explotan! Y es que he colgado fotos de mi cambio radical. Ya he dicho muchas veces que nunca he tenido complejo de mi cuerpo (lo podéis leer aquí), pero en verano me pasó algo que me empujó a hacer este cambio y mejorar mi físico. Hasta el momento, des de agosto... He perdido 18kg! Y he recibido numerosos mensajes preguntándome CÓMO. Así que he decidido escribir un post sobre este tema.

Primero de todo, hay que tener una gran motivación para conseguir algo. Así vosotros mismos automáticamente haréis todo lo posible para conseguirlo. La mía llegó en verano, y a partir de ahí, con mi fuerza de voluntad, en el primer mes ya perdí unos 6kg. El segundo paso es conocer vuestro cuerpo y saber cual es el problema. El mío era, que comía demasiado por las noches. Y no comía ensaladas o algo así, si no, cosas como pasta. Carbohidratos por la noche? Por dios, es lo peor que hay! Así que empecé a alimentarme de una manera mucho más sana con cenas mucho más ligeras. Hay mil dietas y mil reglas, y si os interesa el tema, ya veréis que cada uno dice algo diferente. Unos dicen que las proteínas son buenas y otros dicen que en exceso son malas. Unos dicen que es bueno desayunar fruta y otros que no. Pero al fin y al cabo, la conclusión viene a ser la misma: hay que disminuir la ingesta calórica. Todos sabemos que una porción de arroz integral tiene menos calorías que una pizza, y una ensalada menos calorías que ese arroz... Yo no soy de las que cuenta las calorías, pero las cosas son obvias si te fijas bien. Y cada uno tiene que adoptarse a su propio cuerpo. Claro que hay días en los que he comido mal. McDonald's, kebabs, pizzas, bombones en Navidad... Pero no por eso he dejado de lado mi vida sana. La cuestión es hacer un equilibrio físico y emocional. Escuhar al cuerpo. Si un día estoy triste y además tengo antojos por la regla, y me apetece mucho una chocolatina... Pues me la voy a comer! Porque prohibirse TODO es demasiada carga emocional. Es peor. Con tanta presión acabas mandandolo todo a tomar por saco y vuelves a tu vida no saludable. Así que lo mejor es de vez en cuando permitirse caprichitos, pero siempre siendo conscientes de que tenemos un camino por hacer. Y si somos conscientes de ese camino, nuestra propia mente nos dirá cuando BASTA de caprichitos. Y físicamente también, cuando llevas un tiempo comiendo de manera saludable, la comida basura ya no sabe igual y además sienta mal. A mi en estas navidades me dio una subida de azúcar, empecé a ver borroso y me mareé... Y todo por haber desayunado tostaditas con salmón y unos 5 bombones. Pero es que en días anteriores tomé alcohol, cené bastante... Y el cuerpo lo nota. El cuerpo prefiere ensaladas en vez de comidas pesadas y fruta en vez del azúcar artificial.

Y también es muy importante el ejercicio físico. Yo me apunté a un gimnasio y empecé a hacer cardio: andar, correr y usar la elíptica. Al principio me costaba mucho correr. Si hacía 4 minutos, ya me empezaban a doler los lados, me dolía respirar, mi pulso era muy alto... Y por dentro pensaba: en serio? Todo este cansancio y dolor por 4 minutos a ritmo bastante normal? Pero bueno, al principio eran 4 minutos, después 7, después 10... Y ahora ya son 20! Estoy muy orgullosa de lo que ha mejorado mi condición física. Y sigue mejorando! Y es que el deporte no solo ayuda a adelgazar, si no que en general mejora todo el cuerpo. Hasta la piel se vuelve de mejor calidad! Y a parte del gimnasio, hace poco también empecé a hacer ejercicios de cintura en casa. Y wow! He notado el cambio! Así que ahora haré más grupos musculares, a ver que tal.

Y bueno, espero que mi motivación se quede conmigo. Porque me gustan los cambios que estoy viendo! Y a todos los demás que también queréis hacer un cambio, os doy muchos ánimos! Nada es imposible!

Subscribe