Paradise at home

miércoles, junio 01, 2016

Ya os había hablado varias veces sobre Lloret De Mar. Es un pequeño pueblecito turístico de la Costa Brava. Y está tan solo a 50km de mi casa! Lo raro es que no vaya ahí más a menudo.

Esta vez, para mi 23 cumpleaños quería hacer algo diferente. Y se me ocurrió la idea de quedarme en un hotel con una amiga. Otra amiga quería ir a un SPA conmigo, y pensé... Porque no hacer las dos cosas a la vez? Así que les propuse la idea a las dos y a otro amigo que se apunta a todo. Y violà, ya éramos cuatro personas para disfrutar de una magnífica escapada! Al principio, mi idea era quedarnos en el hotel más barato. Pero rebuscando un poquito... Mejor pagar un poquito más y obtener más calidad. Al final nos quedamos en el Hotel Aquarium GHT & SPA, de cuatro estrellas. Tan solo nos quedamos una noche y pagamos 30€ cada uno. La estancia incluía pensión completa (desayuno, comida y cena), SPA, cócteles de bienvenida... Y dos botellas de cava! No es increíble? A veces creo que tendría que montar una agencia turística o algo así. En fin, las dos botellas de cava era una sorpresa que tenía preparada para mis amigos. El postureo de llegar a tu habitación y ver una botella de cava ahí esperándote... No tiene precio haha! Nos dieron dos habitaciones dobles que estaban conectadas entre sí. Parecía que estuviéramos en una super suite! Además teníamos vistas a la piscina, bañera... Y repito, todo esto por tan solo 30€ cada uno! En Lloret hay muchos hoteles y algunos de ellos son bastante mediocres. Pero éste, nada que ver! Si es que, es de los mejor puntuados de la zona. La comida era deliciosa. No me esperaba tanta calidad por tan poco precio. Y bueno, lo único que podría mejorar un poco es el SPA. Era un poquito anticuado. Pero bueno, anda que no disfrutamos de él! Los cuatro sentados en un jacuzzi y charlando sobre la vida haha.

A parte de disfrutar del hotel... Lo que hicimos, primero de todo, ir al famoso bar de Cala Banys. Esta cala tiene unas vistas preciooooosas!! Y tomarse ahí un cóctel o un cafecito, es tan pero que taaan relajante... Lo tenéis que comprobar por vosotros mismos.

Por la noche fuimos a un bar a tomar cócteles y a fumar cachimba de vino. Nos encantan las cachimbas! Somos adictos. El bar al que fuimos se llama Bona Vista Social Club y está muy pero que muy bien. Los precios muy bien, el trato super agradable... Incluso nos hicieron comida cuando la cocina ya estaba cerrada y nos pusieron la música que pedimos. Y para acabar, nos invitaron a unos chupitos. Nos sentimos tan bien que acabamos dejando muuucha propina! Y es que, cuando te sientes realmente bien, no te importa pagar.

Y eso es todo. Me encanta vivir cerca de un sitio tan magnífico! Debería de hacer más escapadas así.

Subscribe