Dream Machine Tour: Oslo, Helsinki & Riga

domingo, abril 16, 2017



Y este, sin duda ha sido uno de los mejores viajes de mi vida. Pasé por cinco países en tan solo cuatro días. Tres conciertos, miles de recuerdos. He podido visitar muchos lugares de Europa en los últimos años pero todavía me faltaba toda Escandinavia. La gira de Tokio Hotel Dream Machine era la mejor escusa para hacerlo. Además las fechas eran próximas al concierto de Riga, mi ciudad natal. A ese concierto tenía que asistir aunque fuera coja.

Empecé mi ruta el 7 de Abril, a las 11:55 cogí mi vuelo hacia Oslo, Noruega. Ya de entrada, en el vuelo me encontré con una fan de Tokio Hotel de Madrid, Silvia. Gracias a eso, el vuelo no se me hizo tan largo. Hacia las 4 de la tarde ya aterrizamos en la capital de Noruega. Como Silvia tenía una entrada VIP para el concierto, se fue rápido del aeropuerto. Yo tranquilamente pillé algo de comida y cogí un tren hacia el centro de la ciudad. En Noruega no me quedaba en ningún hotel ni nada. Mi plan era irme por la noche después del concierto a Estocolmo. Así ahorraba tanto en el viaje como en el alojamiento. Así que cuando llegué al centro de Oslo, dejé mis cosas en una taquilla de la estación. Hasta que empezara el concierto, todavía quedaban unas cuatro horas. Así que me fui tranquilamente a dar un paseo por el centro. Fui a ver tres calles y el parlamento. Me esperaba un poco más de la capital de Noruega la verdad. Pero bueno, en cuanto me aburrí, de repente vi una terraza de un hotel con buen ambiente así que me subí ahí. Me tomé un cocktail de frambuesa por unos 16€, algo caro, pero valió la pena. Y después ya me fui hacia el concierto. La gente ya estaba entrando así que me puse solita al final de la cola. Cuando entré a la sala del concierto, la gente estaba muy dispersa. Unos dejando las chaquetas, otros comprando cosas del merchandising, otros pidiendo en el bar... Así que yo muy sigilosamente me acerqué al escenario. Me puse en tercera fila. Y de repente se fueron las chicas de delante, por lo que acabé en segunda fila! Este concierto lo disfruté mucho más que el de Londres en marzo. Para empezar, por fin me sabía las canciones del nuevo disco. Y en comparación con ese concierto, acabé mucho más cerca del escenario! Y los conciertos se viven mucho más si estás cerca. Me encantó la verdad. Además la acústica de la sala era muy buena.

Después del concierto, me volví a la estación donde había dejado las cosas. Me fui a "cenar". ¿Sabéis los típicos sandwiches de la típica tienda de la estación? Pues eso. No me apetecía gastar en restaurantes en Noruega. No es un país barato. Un sandwich, un agua y un Nestea, me habían costado 15€. Los precios en todas las estaciones siempre son algo más subiditos, pero igualmente. Por 15€ en España tienes un buen plato en un buen restaurante. Tras cenar ese sandwich de oro, cogí mi bus hacia Estocolmo, Suecia. El viaje duraba unas 7 horas. Mi propósito era dormir un poquito, pero no pude. Había gente sentada a mi lado. Primero hablaban, luego cenaban, luego iban al baño... Cuando conseguí desconectar un poquito, pasamos la frontera de Noruega y Suecia. Justo el día anterior hubo un atentado en Estocolmo por lo que la seguridad estaba triplicada. Subieron a nuestro bus con perros para verificar que todo estuviera en orden. A mi lado estaban sentados una pareja, y no eran los típicos rubios noruegos. Por los que les pidieron los pasaportes y les hicieron bajar para que enseñaran el equipaje. A mi no me dijeron nada porque era la típica rubia. La verdad es que me parecen un poco mal estas cosas, pero bueno. Después de pasar todo ese control, por fin el bus volvió a arrancar y yo pude dormir unas horitas.

Llegamos a Estocolmo hacia las 7 de la mañana. Yo no sabía nada sobre la ciudad ni tenía ningún plan. No iba a ningún concierto ese día. Simplemente pasaba por Estocolmo porque me pillaba de paso para ir a Helsinki, Finlandia. Y de esta forma también me salía mucho más barato el viaje. Tenía que coger un ferry hacia Helsinki a las 4 de la tarde. Así que nada, tenía que estar unas 9 horas en Suecia. Como siempre, lo primero que hice en la ciudad es dejar mis cosas en una taquilla. Después busqué una cafetería que tuviera enchufes y me quedé ahí, cargando el móvil y desayunando. Suecia también es muy cara. Dicen que es menos cara que Noruega pero a mi me pareció más o menos igual. Una ensalada, un pequeño trozo de tarta y un caramel macchiato, 19€ me costaron. Tras el desayuno, fui a ver el centro histórico que estaba justo al lado de la estación central. Estocolmo sí que es muy bonito. Me gustaría volver a esa ciudad. Es parecida a Riga, solo que se nota que son más ricos. Y está llena de islotes y ríos. Estás en un islote, cruzas el río y estás en otro islote. Muy bonito la verdad. Después me fui a un bar con vistas (como no haha). Me tomé una copita de vino y mientras hacía tiempo para mi siguiente ruta.

Después del vinito, cogí el metro y me fui al puerto donde tenía que coger el ferry hacia Helsinki, Finlandia. Me hacía mucha ilusión ya que nunca había viajado en un ferry-crucero. El check-in era muy fácil. Llegué al puerto y en unas maquinitas tenía que introducir mis datos. La máquina me imprimió una tarjeta que servía tanto para entrar al barco como para entrar a mi camarote. Reservé el camarote más barato. Estaba abajo de todo en la punta del barco. El barco era enorme. Se llamaba Silja Symphony. Tenía 10 plantas!! Y tenía de todo! SPA, casino, clubs, restaurantes, tiendas... Increíble. Parecía un centro comercial. Y mi camarote, aunque fuera barato, tenía todo lo necesario. Una buena cama y un baño con ducha. Que es lo único que necesitaba después de estar perdida por Noruega y Suecia. Descansar y una buena ducha. Cuando el barco empezó a irse, miré el móvil y me di cuenta de que Tokio Hotel también estaban en un barco. Y subían en sus historias de Instagram básicamente el mismo paisaje que subía yo. La gente empezó a escribirme, ¿si estaba en el mismo barco que ellos? Y la respuesta es no. Ellos hicieron la MISMA ruta que yo de Estocolmo a Helsinki. Solo que cogieron otro barco que salió media hora antes del mío. Me dio bastante rabia eso ya que cuando hice todas las reservas para mi viaje, estaba entre dos barcos. El de ellos y el mío. Solo que el mío era mucho más guay. También era un poquito más caro, pero valía la pena la diferencia de precio. Me parece increíble que ellos hayan cogido el barco barato hahaha. Encima solo unos brasileños les reconocieron en el viaje. Por lo demás... Paseaban tranquilamente por el barco, se sacaban fotos en la cubierta, fueron al club para tomarse unos cócteles... ¿Os imagináis que hubiera coincidido con ellos? Sería super guay. Les invitaría a unas cuantas copas, eso está claro haha. En fin, no me quedó otra que ahogar mis penas. Me fui al bar del barco a tomarme una cerveza oscura. Era de una marca extraña de Estonia. No la recomiendo. Nada que ver con Guinness. Después me fui a cenar sushi. Fue una experiencia también bastante guay, cenar sushi mientras observas el precioso archipiélago sueco. Y después ya me fui a dormir porque al día siguiente también me esperaba mucha acción!

Llegué a Helsinki sobre las 9 de la mañana. Me duché en el barco, me vestí... Y justo al salir, en frente vi el barco que cogió Tokio Hotel. Y justo en ese momento vi como uno de sus tourbuses dejaba el barco. Me volvió a entrar mucha rabia por dentro haha. Pensar que podía haber coincidido en una ruta tan chula con ellos... Inmediatamente le llamé a Ana, otra fan española que también vino para el concierto. Nos conocimos en Londres y des de entonces super buen rollo! Ella estaba en el puerto esperando a ver si veía salir a Tokio Hotel. Ya que yo estaba por ahí, también me acerqué. Vimos salir a los de seguridad, a Gustav y Georg. Yo intenté saludar a Georg, pero nos ignoró. No nos dijo ni hola. Gustav nos dijo un hola así muy raro, dando a entender que no se quiere sacar fotos ni nada. Y un chico de la seguridad también nos dijo que hoy no estaban para esas cosas. Esta bien, se entiende. Pero lo de Georg me pareció muy feo. Saludar es gratis y tal. Ojalá hubiéramos visto a Bill y Tom!! Que ellos sí que son enrollados! Pero no los vimos. A fecha de hoy, seguimos sin entender donde desaparecieron. Porque según sus historias en Instagram, salieron todos juntos. Y Ana estuvo en el puerto des de que llegó el barco. Y encima nos quedamos más rato esperando después de ver a Gustav y Georg. Incluso esos dos se pararon tranquilamente en frente del tourbus y se fumaron un cigarro. Después ya se fueron. El bus también se fue. En fin... Supongo que Bill y Tom habrán salido super rápido y por eso no los vimos. Es la única explicación que le encontramos a esto haha. Pero nos sigue pareciendo todo muy raro.

Con las horas que pasé en el puerto stalkeando, al final no me daba tiempo hacer nada. Se supone que tenía que estar en la sala del concierto a las 2, porque quería comprarme una entrada VIP. Ana hizo el check out en su hotel y se vino al mío a dejar las cosas. En Helsinki sí que reservé un buen hotel, el GLO Art. Me apetecía descansar bien. Tras dejar las cosas, nos fuimos rápidamente a la sala del concierto. Yo quería comprar el pack VIP más barato donde se incluyera una foto con ellos, Room 483, pero Ana me convenció de cogerme otro pack un poquito más caro, Humanoid. La diferencia es que al de Room 483 tenía que entrar YA. Al pack de Humanoid teníamos que entrar pasadas las 6 de la tarde, por lo que nos daba tiempo de ir relajadamente a comer y visitar un poco la ciudad. Además ese pack incluía una selfie con la banda, una bufanda muy guay, un póster firmado y estar más cerca del escenario. Y la razón real por la que al final me decidí a coger este pack... Es que quería estar con Ana. Un concierto se vive mucho mejor si estás con alguien conocido. Compramos ese pack y por fin nos fuimos a comer. Fuimos a un restaurante donde había barra libre de pizza. Pagabas 10€ y tenías 0'4l de cerveza, barra libre de ensalada y barra libre de pizza. Ya veis que Finlandia no es tan cara como Suecia y Noruega. Los precios son muy asequibles. Después de comer nos fuimos a ver la famosa catedral. Bueno, es bonita pero me esperaba más. Y tras sacarnos varias fotos por el postureo, nos fuimos de vuelta al concierto. Entramos y acabamos en primera fila! Al final valió la pena pagar esa entrada VIP. Otro conciertazo. Aunque la acústica me gustó mucho más en Oslo. Y en Helsinki el escenario también era muy pequeño. No sé, fue un concierto raro pero lo viví mucho porque estaba en primera fila! Después del concierto era cuando se hacía el Meet & Greet y te hacías fotos con la banda. Nos fuimos a una sala pequeña y lo primero de todo fue una ronda de preguntas. Un hombre del equipo de Tokio Hotel, super borde nos dijo que las preguntas tenían que ser cortas. Yo pasaba de hacerles una pregunta corta y típica. Necesitaba dar un discurso dramático de los míos hahah. Cuando por fin fue mi turno, me puse nerviosa pero pude expresarlo todo muy bien. Les dije que el día siguiente era un día muy especial para mi por su concierto en Riga. Porque hace exactamente 10 años, en esa ciudad fue mi primer concierto. (Entonces Tom preguntó si ese fue el concierto donde casi se rompe el escenario, y por desgracia la respuesta es sí haha). Y yo antes de ese concierto no era fan. Los conocía por sus tres éxitos y ya. Pero tras verles con esa energía en el escenario, me enamoré. Y aquí estaba, 10 años más tarde, viajando por ellos. Y en esos 10 años pues ha pasado un poco de todo. Tanto cosas buenas como cosas malas... Pero como su propia canción dice, even though we change, our heartbeat is the same. (Ahí es cuando Bill empezó a agitar la cabeza en plan "wow peazo de discurso" haha). Entonces les hice mi pregunta: teniendo en cuenta todo lo que ha pasado durante estos 10 años, ¿cómo os veis de aquí otros 10 años? Entonces Bill respondió que espera que sigan haciendo música. Y remarcó que sí que la seguirían haciendo, 100% seguro. Después ya se fue un poco a lo personal, diciendo que espera estar casado y esas cosas. Entonces le dije que me refería más bien a ellos como banda y a su música. Y Bill volvió a decir que seguirían haciendo música. Entonces Georg, todo serio dijo que se tomarán un descanso de 5 años. Y entonces todos agacharon la cabeza diciendo que sí. Les pregunté si lo decían de verdad, y Bill dijo que sí. Y todos volvieron a agachar la cabeza de una manera muy seria. La verdad es que me olía algo extraño des de Oslo. Habían como malas vibraciones. Gustav ni saludó al público después del concierto de Oslo. Y se ve que lo había hecho en más ciudades. Parecía muy rallado. Supongo que se debe a que ahora es padre y quiere ver crecer a su hija que nació hace pocos meses. Georg también tiene una relación seria y en parte se entiende que ya no sean los mismos. La decisión de tomarse un descanso de 5 años no se toma así a la ligera. Así que supongo que lo habrán hablado por algún tema relacionado con la vida privada que lleva cada uno. Si al final hacen ese descanso, espero que les vaya bien y que vuelvan cargados de energía!

Tras la ronda de preguntas, nos hicimos fotos con ellos. Oh por fin tengo una foto con ellos! La última es del año 2011 y hemos cambiado todos des de entonces. En cuanto me saqué mi foto, en vez de irme, le miré a Georg y le dije que ya podía haber saludado esa mañana en el puerto. Y me fui muy dignamente. Tom le miró con cara de "wow, aquí hay gossip" haha. Les quiero mucho como banda, tras estos diez años son como familia para mi a pesar de que no sepan ni mi nombre... Pero que no se crean Bon Jovi. Un "Hola" cordial hace mucho. Y nada, después del encuentro con la banda, Ana y yo nos fuimos a mi hotel. Por el camino pillamos comida en el McDonalds, nada del otro mundo. Un menú unos 7€ igual que en Barcelona. En mi hotel cenamos, hablamos un rato... Y luego ya le eché a Ana porque tenía que dormir. Al día siguiente me tocaba otro viaje y otro concierto.

Al final, dormí poco más de dos horas. Es una pena ya que el hotel me gustaba mucho. Ojalá hubiera disfrutado más de él. Era un castillo muy mono y la habitación era muy acogedora con una cama super cómoda. Y la ducha que me tomé por la mañana, la mejor ducha de mi vida. En serio. Aquello tenía un agua como lluvia suuuper abundante! Nunca había visto una ducha tan potente. Tenía también el desayuno incluido pero al final no desayuné. Tenía que coger un ferry y me daba miedo perderlo. Así que me duché, recogí las cosas y fui hacia el puerto. El barco que cogí esta vez, era mucho más pequeño y viejo. Pero bueno, solo eran dos horas de viaje. Otra vez Tokio Hotel hicieron la misma ruta y otra vez media hora antes que yo haha. Lo mío es pura mala suerte. Pero bueno, en mi barco coincidí con otra fan, Demie. Esta vez, una chica de Grecia. No la conocía pero se ve que la tengo en Twitter. Pero como siempre, hubo buen rollo en seguida! Desayunamos, dimos unas vueltas por el barco, charlamos, tomamos unas copas de cava... Me lo pasé muy bien! Coincidir con una fan de Tokio Hotel es como coincidir con algún primo lejano. No le conoces muy bien, pero en seguida hay una conexión familiar. Y el ferry nos llevó a Tallin, Estonia. Yo tenía que ir a Riga en avión para el concierto de esa noche pero Demie se iba a Varsovia en bus, para otro concierto unos días más tarde. Así que en cuanto llegamos a Tallin, dimos unas vueltas por la zona y cogimos un bus que nos dejo a cada una en su sitio. Era mi primera vez en el aeropuerto de Tallin y la verdad es que es lo peor de lo peor. Super pequeño con una organización super mala. Hasta los aeropuertos extraños de ciudades extrañas donde te deja Ryanair, tienen más glamour que el aeropuerto de Tallinn. Pero bueno, tras pasar el eterno control del aeropuerto, por fin pude coger mi vuelo hacia Riga! Un avión super pequeño con una duración de vuelo de nada más 45 minutos.

Por fin aterricé en mi querida Riga, Letonia. En el aeropuerto me esperaba mi abuela con su coche (oh sí, mi abuela es super moderna y sabe conducir). Me recogió y me dejó por la zona donde se hacía el concierto. En seguida quedé con Mel, otra fan española. Ya os hablé de Mel en mis posts anteriores, y es que últimamente coincido mucho con ella . Nos conocemos des de hace años, Coincidimos en Colonia en 2013, en Amsterdam también en 2013... No nos hablábamos mucho pero este año coincidimos en Berlín y des de ahí pues todo super bien! Y de repente, volvimos a coincidir en Londres y ahora en Riga haha! Nos fuimos a tomar algo a una panadería y Mel me acabó invitando a todo ya que flipaba con los precios baratos de Letonia. Yo también flipaba después del contraste con Noruega. Después de tomar algo, Mel ya se fue a la cola ya que se quería comprar una entrada VIP. Yo no quería gastar más dinero además estaba super cansada después de Finlandia. Así que me quedé esperando a otras dos amigas, Stella y Carla que venían des de México! Sí! Habéis escuchado bien! México! De hecho, en el concierto de Riga, a parte de gente de España y México, también hubo gente de Francia, Italia, Canadá, Ucrania, Lituania... Y seguro que algún otro país. Con Stella ya había coincidido en otro concierto, en Barcelona en 2015. Al final ella en el concierto de Riga también entró como VIP, así que me quedé con Carla. Este concierto fue un poco caótico la verdad. Porque a parte de las entradas VIP de la banda, la promotora sacó otras entradas VIP básicamente para dejarle a la peña sin dinero. Era un lío todo. Cuando Carla y yo entramos dentro, la sala la habían separado en dos partes. Primero estaba la gente VIP y separaron la sala con otras vallas para la gente "normal". Cuando entramos, Stella estaba en esa zona VIP, entonces salió un momento para estar con nosotras. ¿Y sabéis qué? No la volvieron dejar entrar delante porque no tenía la entrada VIP de los promotores. Me fui a pelear con la seguridad, pero no conseguí nada. Me dio vergüenza ajena toda esta situación. Luego incluso se lo comentamos a los del equipo de Tokio Hotel y coincidieron en que todo eso era absurdo. Estaban muy molestos con la organización. En fin, fue lo único que me dio un poco de rabia esa noche pero por lo demás nos lo pasamos muy bien. Nos quedamos detrás de todo y empezamos a pedir copas. Yo cerveza y Stella vinito. Me encanta porque Stella y Carla dieron toda su pasión latina haha. Empezamos a saltar y a cantar super fuerte. Y después de tres cervezas, lo daba todo. Me lo pasé muy bien esa noche! Nos miraba todo el mundo. Incluso los del equipo de Tokio Hotel haha. De hecho, al final de la noche casi se unen a nosotros. Estaba dándolo todo cantando, de repente me giré y me encontré a un chico del equipo cantando y bailando también!! El mismo tío que en Finlandia fue super borde diciéndonos que no hagamos preguntas largas. Me sorprendí porque se sabía toda la letra de la canción y se notaba que le gustaba. Fue una noche memorable. Ideal para celebrar mi décimo aniversario como fan. Después del concierto, cené con Carla y me quedé a dormir en el hotel de Mel que estaba al lado de donde se hizo el concierto. Estaba tan destrozada del viaje en general que no podía ni llegar a casa. Por la mañana Mel cogió el taxi hacia el aeropuerto y yo me fui a casa de mi abuela a dormir unas horas.

En Riga me quedé unos días más para poder estar con mis abuelos y mis amigos. Al final me quedé unos seis días más. Ojalá hubieran sido más, pero uno tiene que trabajar. Cada día quedaba con una de mis mejores amigas y hicimos un poquito de todo! Una noche incluso acabamos en un karaoke cantando "Baby One More Time" hahaha. Y eso fue todo. Como podéis ver, un viaje lleno de experiencias. Hice este viaje sola pero en ningún momento me sentí así. Todo lo contrario. Estaré por siempre agradecida por formar parte de una gran familia como Tokio Hotel. En el concierto y en el vuelo de Oslo, estuve con Silvia. En Helsinki, estuve con Ana. En mi ruta a Tallin, con Demie. Y para acabar, en Riga con Mel, Stella y Carla. No es Tokio Hotel en si, es la gran familia que han creado. Antes consideraba que los mejores días de mi vida habían sido los que viví en la gira de Humanoid City, en 2010. Pero des de luego que esta gira la he vivido mucho más. Me encanta viajar, me encanta la música, me encanta Tokio Hotel, me encanta estar con gente y pasarlo bien... Y si se juntan todas esas cosas, siento unas emociones imposibles de transmitir solamente con palabras. Esa adrenalina que se siente cuando vas de una ciudad a otra, de un concierto a otro... Esa sensación no tiene precio.

Os dejo con Boy Don't Cry, una de las canciones más cañeras del disco. La banda sonora de mi viaje.


Oslo, Norway

Tom Kaulitz in Oslo, Norway

After the concert in Oslo, Norway

Stockholm, Sweden

Stockholm, Sweden

Skybar at Radisson Blu Royal Viking Hotel in Stockholm, Sweden

Värtahamnen Port in Stockholm, Sweden

From Stockholm to Helsinki in Silja Symphony Cruiseferry

Sushi Dinner at Silja Symphony Cruiseferry

Helsinki, Finland

GLO Art Hotel in Helsinki, Finland

With Ana from Spain in Helsinki, Finland

Dream Mahine Tour Poster in Helsinki, Finland

With Tokio Hotel in Helsinki, Finland

Tokio Hotel perfoming "Black"

With Demie from Greece in Tallinn, Estonia

Riga, Latvia

Palladium venue in Riga, Latvia

With Mel from Spain in Riga, Latvia

With Tokio Hotel tourbuses in Riga, Latvia

Riga, Latvia

Subscribe